NOSOTROS

SOMOS DELLA MIRANDA


Somos una Pyme familiar dedicada a la elaboración de productos para el fuego, con materiales refractarios y 100% sustentables. Hace más de 15 años que llevamos adelante esta empresa Pedro Soraire, María Claudia Elizondo y nuestros hijos, María del Mar y Pedro (hijo).

NUESTROS COMIENZOS

En el año ´84, aproximadamente, nuestra familia se dedicaba a la actividad agrícola en una chacra en Santa Elena, Cipolletti. Ante los vaivenes de la economía nacional, se nos presentó la necesidad de diversificar nuestra actividad y mirar hacia nuevos horizontes que nos permitieran crecer. Casi de casualidad comenzamos con la fabricación de ladrillos comunes. Así empieza nuestra historia ladrillera y nuestra posterior incursión en los materiales para el fuego, unos 15 años después.

Comenzamos con la producción de ladrillos y tejuelas, productos que no tenían competencia en la región.

 

Luego fuimos incorporando materiales utilitarios para gastronomía, como nuestra famosa piedra para pizza, las cazuelas o las queseritas para fundir queso.

También, y bajo el asesoramiento de expertos en estufas de alto rendimiento, y atentos a las necesidades de calefacción que veíamos en los inviernos de la región, empezamos a hacer artefactos como las estufas rusas prefabricadas y los hornos de barro, todos de material refractario de producción propia.

La gama de bondades y utilidades que ofrece lo refractario es inconmensurable, por eso nuestro emprendimiento es tan amplio y apasionante y siempre estamos ensayando nuevas formas eficientes de llevar #calorpatagonico a todos los hogares.

UN POCO DE HISTORIA


Por qué Della Miranda - “Mi mamá se llamaba Miranda.
Ella era una de esas mujeres de antes, que hacía de todo, y que todo lo hacía muy bien. Era muy activa, tenía una energía admirable y la capacidad de que nada le resultaba muy difícil o por lo menos eso era lo que nos hacía ver.
A todo le ponía inventiva y encontraba una solución. Cuando comenzamos con este emprendimiento, mi madre ya había fallecido. Entonces, pensando un poco como una forma de homenajearla por todo lo que ella nos había enseñado, decidimos nombrar a nuestra empresa como ella”. María Claudia Elizondo, Titular de Della Miranda.

LA PRIMERA ESTUFA


La puerta que nos llevó al calor - “Esta es la puerta de la primera estufa rusa que hicimos, en el año 1976. Estaba construida con ladrillos comunes que se fundieron en la cámara de combustión. Eso me incentivó a no bajar los brazos y a capacitarme para fabricar materiales refractarios. Esta puerta la conseguí en una Chacarita y, como en ese momento no tenía plata, la cambié por un lechón. Ella representa la etapa fundacional de lo que hoy es Della Miranda. Me dio pautas de construcción, me dio ideas, me dio un trabajo y le dio calor a toda mi familia”. Pedro Rafael Soraire, titular de Della Miranda.-

Open chat